El Concepto

En el marco de la restauración del propósito del plan divino para el destino de la humanidad se revelaba el proyecto de una marcha progresiva de concreción de la solidaridad entre todos los seres humanos. Alcanzaría finalmente el mundo entero.
Explicaciones del plan se encuentran en el blog Pangeosis (enlace al izquierda).

El escritor, de este blog es Instructor de la ciencia y conciencia de síntesis para la humanidad. Con su compañera de vida están los instructores de este plan como un padre y una madre, que guían a sus hermanos y hermanas de la tierra.

El desafió del plan es juntar las experiencias y visiones de todos, valorizándolas en una gran fuerza de armonización dinámica y solidaria de compasión, perdón y reconciliación, encima de los diferencias de nuestro color, cultura, nación, objetivos y convicciones particulares.
Su propósito es descubrir en la marche como se crea un nuevo orden de valores y de justicia para todos,
que puede liberar el mundo de sus incoherencias de división y de su orden destructivo de relaciones incorrectas con uno mismo, el entorno y los demás. Su resultado será la realización de la Gran Fraternidad Universal.

Proyecto Caladroy

CRU-CH-IS: Centro Real de Unión de la Conciencia Humana y de Instrucción de Síntesis
El objetivo del Espíritu del Instructor del Mundo es
unir todos nuestros conocimientos y experiencias como una referencia mundial para la creación de una visión espiritual holística relativo al propósito de la vida en la tierra. Sera un centro abierto, neutro, y libre de los conceptos humanos establecidos, de investigación, experimentación y enseñanza, tocando todos los gran aspectos y valores de la vida (política, social, económica, expresiones humanas, científica, ideal de salud y iniciación espiritual-religiosa en los grandes secretos del universo.
Aparte los primeros explicaciones en los enlaces mas está publicado en francés :
http://grandemarchemondiale.blogspot.fr/p/le-projet-caladroy_15.html pero la versión español se prepara.
El despertar concreto de la solidaridad mundial es el único medio para poder superar a la crisis mayor en la cual el mundo actual entró. Sin la apertura de nuevos horizontes sobre la organización de la vida planetaria, no habría esperanza de nuestra supervivencia sobre la Tierra a larga plaza.
El salto cuántico es una subida de la vibración de la vida. Pide una armonización entre espíritu y materia en las relaciones de los seres humanos.

sábado, 4 de junio de 2016

Mas reflexiones después Roma: parte 1

Hemos recogido las reflexiones siguientes a través de observaciones y comunicaciones durante nuestra estancia in Roma el 20-23 de mayo 2016. Aclaran la meta fundamental  de la Gran Marcha Mundial de Solidaridad de abrir más nuestras orejas y la visión de nuestros ojos, más allá de nuestra habitud. Ya del hecho de viajar nos damos cuenta que nuestro mundo de visión individualista y estrecha se abre por la confrontación con otras situaciones, otras personas y otras cosas. Relativiza la importancia que damos a nuestras propias percepciones, interpretaciones y convicciones. Es desde aquí que puede empezar el proceso de armonización entre los pueblos y su liberación hacia el paraíso del orden nuevo más justo y solidario que soñamos todos. Moverse en todos niveles de la vida es la llave para poder abrir su puerta.
El triángulo Madrid-Roma-Paris (MaRoPa) en más concreto
1. Madrid: el tema de la compasión.
Una transformación pacifica del mundo supone en primer lugar generar la abertura de nuestras visiones. Pide abrirnos a través de nuestras expresiones,  abordando a las expresiones delos otros con respeto para que actuemos en el perspectivo de la mejor armonía del conjunto. La compasión es primero tomar una actitud oportuna  para que nuestras expresiones no provocan rechaza y tensiones conflictivas. Estaba la experiencia de  Madrid. Maratón y Marcha de Solidaridad, dos manifestaciones con motivaciones diferentes, pasaban en el mismo lugar sin crear tensiones. Pues, la compasión crea una situación de abertura que facilita encontrar al otro y comunicar al mismo nivel, como compañeros equivalentes en el servicio de la misma unión. Con otras palabras quiere decir quitar una mente de superioridad, además fijada en la “imposición” y la “lucha contra”. No esta compatible con la creación de un campo abierto a encuentros solidarios.


2. Roma: y el tema del perdón.
Había muchos turistas, pelegrinos y ciclistas con diferentes motivos para moverse y encontrarse allí. Nos parecían mostrar sus diferentes niveles de búsqueda (deportiva, turística, religiosa…) para avanzar en la perfección de su vida. En el fundo,  estamos todos buscando un cambio profundo en el marco de las crisis actuales en el mundo. Pero cada uno lo hace desde su nivel de conciencia y sus necesidades.
El turismo de masa da acceso a la gente de recoger las informaciones que necesitan para enriquecer su comprensión del sentido de la vida. Muchos están encarnados para darse cuenta de su nivel en la evolución cósmica. No olvidamos que bien que somos todos del mismo origen, no estamos todos de la misma familia cósmica. La tierra tiene actualmente el papel de un encuentro cósmico  en fin de liberar una nueva conciencia de unión cósmica encima de  la visión dualista que existe hacía en altos niveles espirituales. Implica naturalmente un cambio de conciencia en la tierra. Ese paso es la consecuencia de la expansión y elevación de la Conciencia de la unión del Espíritu Cristo al nivel cósmico. Sin encuentros y comunicación, sin interactividad no hay crecimiento, ni material, ni espiritual.
En este contexto comprendimos también el  anuncio  de la desaparición de los conflictos actuales debidos a la falta de mediación (moderación) adaptada en nuestras comunicaciones. Se mostraba por dos manifestaciones de personas extremistas, gritando sus exigencias delante y detrás  de la basílica de Santa Maria Maggiore, que se han disuelto cuando salimos de la iglesia después nuestra invocación de protección y de mediación al Espíritu de la Virgen.
Otro aspecto se revelaba el sábado a la noche, cuando de repente algunos cientos ciclistas jóvenes pasaban en la alegría al lado del Tíber, donde queríamos empezar una pequeña ceremonia en el marco de la llena luna de Wesak.  Estaba como un regalo de fuerzas positivas, una señal de esperanza. Nos venía también como una confirmación que el mundo se despierta y que muchos están viniendo al encuentro del objetivo del nuevo orden de paz de la Gran Marcha de Solidaridad bien que ya no ven como nuestras caminas se juntaran para la elaboración del  Centro Mundial de Síntesis del conocimiento humano.
El domingo, acercándonos de la Plaza del Vaticano, cruzamos una procesión de gente, mucha totalmente vestida en negra. Me impactaba su adoración al dolor del Cristo.  Pero la luz intensa del sol no me dejaba  llenar mis sentimientos con rechazo pero me inspiraba distancia. Pero poco a poco mi corazón se llenaba con una compasión profunda  que me hacía comprender  que esta gente expresaba una profunda desesperanza, alimentada por una visión colectiva negativa de culpabilidad que ha atravesado el mundo cristiana durante siglos. Contrastaba mucho con otros grupos de personas que cantaban y bailaban, expresando una cultura amerindia más ligera, viva, y positiva. Mostraban el contrario, la convicción intensa de orientarse  hacia una liberación que ya estaban construyendo aparentemente sin darse realmente cuenta.  
Dentro que un profundo sentimiento de aceptación y de perdón me rellenaba, me levantaba la clara luz de una falta de unión más concreta entre toda esta gente y mi-mismo.  Todas estas manifestaciones me venían como haciendo parte de una misma realidad de personas buscando una unión superior, sin realmente llegar a ella del hecho que las relaciones entre todos parecían dispersar considerablemente sus fuerzas debido a la falta de  interactividad coherente. Solo la aparición del Papa creaba temporalmente alguna unión a través de él.
Desde eso me venía claro que necesitamos manifestar la unión  de nuestras conciencias de manera más concreta y consciente encima de nuestras conciencias y objetivos individuales. Necesitamos darnos cuenta más claramente en qué sentido de la vida vamos todos, porque y de ver como las consecuencias de nuestras expresiones particulares tienen un efecto interactivo  sobre la armonía o la desarmonía del conjunto.
Salir de las crisis actuales no nos parece posible si no nos demos cuenta como nuestra visión individualista, además materialista, afecta a toda la populación del mundo y crea un sistema de incoherencia y de injusticia que de esta manera queda insoluble. La creación de un consenso solidario mundial sobre el sentido de la vida planetario surge cada instante más como el gran desafío del sobrevivir de la humanidad.  
A través toda esta gente, sentimos la llamada urgente de la liberación de humanidad del peso ciego de su inconciencia colectiva y sus manipulaciones. En realidad, los crises incitan juntar nuestras diferencias de papel y de experiencias (poner junto = síntesis) para poder completar mutuamente la lectura de las lecciones que contienen en fin de comprender mejor como se creara el campo de unión solidario del paraíso, prometido por el plan de perfección de la humanidad y inscrito en el libro de la vida del universo. La armonía de esa conciencia me hacía como sobrevolar encima la gente en una luz incandescente que envolvía finalmente a todos, transportando mi comprensión de unión hacia las visiones particulares de la gente presente. Estaba una unión de luz en cual las particularidades de cada uno se perdonaban  mutuamente, resolviéndose de sí mismo por ausencia de oposiciones. Sentía  tocar a la esencia del perdón: la disolución de algún rechazo u oposición en la luz de comprensión como  promover la armonía del conjunto. Sentía en mi corazón una gran fuerza pacifica de  que llenaba todo mi cuerpo con alegría y confianza y la voluntad firme de seguir la Gran Marcha a expandirse.
Ahora, mi alma me habla en mi corazón de la importancia de la mediación para hacer más fácil la comunicación solidaria entre la gente. Es en concreto un trabajo de armonización entre los pueblos para ajustar sus relaciones y su comprensión mutual.  Necesitamos para eso expresiones simples, accesibles a todos  sin iniciación previa, pero que innovan a sus propios ritos habituales llamando al principio participativo-interactivo directo. Necesitamos de toda urgencia la creación de un campo de resonancia de verdad espiritual  que invita a expresarnos desde la intuición de nuestra unión con la resonancia de nuestras almas en nuestros corazones. Debemos aprender a retener la  tendencia de nuestra mente concreta y limitada de fijarse, limitarse et someternos à reglas y ritos que crean gestos automáticos y repetitivos y que además inspiran miedos. Armonizar es en concreto ofrecer y recibir compasión y perdón, permitiendo valorizarnos mutuamente  de manera más correcta en un perspectivo de libertad de unión más perfecta y alegre. Nos libera de la soledad de nuestro aislamiento del conjunto.
Crisis desaparecen  cuando nuestras relaciones se encuadren correctamente en el orden colectivo. Es decir cuando nuestras relaciones están comprendidas y se expresan en una unión fluyendo, viva, y permanentemente dinamizada por  una armonía mutual. ¿Como acercarnos del “estar despertado” (como Buda), en el flujo del dinamismo original (las fuentes) de la vida, que es el significado de “ser Cristo” ¿
3. Paris: el tema de la reconciliación. 
Paris significa el desafío de la reconciliación permanente  de la humanidad por la concordia relativa a la realización del potencial creativo de cada ser humano.
Desde el momento que seamos de acuerdo a reorientarnos mutuamente  hacia un orden con relaciones más armoniosas dentro cuales los dones de cada uno puedan servir todavía más al mejor bien de todos, se libera la energía de perdón poniendo fin a divisiones, oposiciones y luchas. Se crea entonces nuevos perspectivos de coherencia, de orden, de belleza y de unión.
Desde este momento podemos reconciliarnos del hecho que nuestros corazones se llenaban n de concordia o del espíritu de unión para compartir, convivir, colaborar y comunicar a través relaciones más solidarias y justas.  Estará  el tema de la tercera etapa en Paris. Haciendo el paso de reconciliación, mostrando el acoger al otro en nuestros corazones como haciendo parte de uno mismo, pondremos la energía del triángulo Madrid-Roma- Paris en marcha hacia el despertar de una nueva conciencia colectiva en la  masa crítica de la humanidad. Tomará una forma más concreta por el ajuste de nuestras relaciones  en la creación de un campo adaptado a la expansión de la liberación de la solidaridad alrededor de un centro de referencia mundial.

Mas reflexiones después Roma: parte 2
Nuestra manera de ver la vida y su sentido: en preparación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario